Aunque todo lo dicho no sea cierto, todo lo cierto no está dicho.

While not all that is said is true, not all that is truth is told.

Escalona: Escala Abajo

Logo_PS-1

Pelambres políticos: A Escalona le dan duro en las redes sociales. Como el político más odiado de Chile destruye al Partido Socialista.  Por Ernesto Carmona. Mapocho Press

Con rapidez e intensidad parecidas a la insurgencia de hongos después de la lluvia, el “affaire Escalona” hace brotar variados comentarios e “informes” sobre la vida y pasión (aún sería prematuro hablar de muerte, política claro) del ex presidente del Senado y jefe de la mayoría Nueva “Izquierda” (NI) 14-10 de la cúpula PS.

El Senador de la República-con-ganas-de-seguir-en-el-curul aparece tan devaluado como una callampa, un dicho injusto (¡vale callampa!) porque en rigor las setas hoy son bastante caras. Por ejemplo, un historiador relata lo siguiente:

“El actual senador parece que posee como lema “genio y figura hasta la sepultura” . Como “pingüino” fue Presidente del Centro de Alumnos del Liceo 6 “Andrés Bello” de Hombres (San Miguel). El 11 de septiembre de 1973 reúne en asamblea a condiscípulos y docentes . En encendida arenga expresa “de aquí no nos mueve nadie y el establecimiento será trinchera de resistencia al golpe fascista”. Lo aplauden. La mayoría simpatiza con la UP…

Escalona propone una colecta para abastecerse de víveres y combustible, es decir, lo que corresponde a un pequeño ejército civil que se compromete a sostener al gobierno de Allende. Se recolecta dinero y Camilo sale con el “billetón” de compras. Son las 9.30 horas de aquel histórico día. Pasan las horas y el personaje jamás regresa. Nada de eso de “avanzar sin transar”. Prefiere la consigna “soldado que huye sirve para otra batalla”. Prof. Pedro Godoy P. Centro de Estudios Chilenos CEDECh

Otro texto, firmado por el escritor Rafael Luis Gumucio Rivas, distinguido cultor de la polémica político-literaria, bajo el título –quizás apócrifo o reinventado por el remitente– dice lo que sigue:

 El stalinismo –¿o stasinismo, o ambos? NR– destruye al partido Socialista de Chile:  Camilo Escalona y los métodos de Stasi. Por  Rafael Luis Gumucio Rivas. 14/05/2013

“Camilo Escalona es, hoy por hoy, el personaje más odiado de Chile: basta mencionar su nombre para que surjan las peores diatribas e insultos en su contra. Este personaje político logra representar la esencia del rechazo ciudadano a una casta, que quiere conservar el poder sin consideraciones éticas y sin ningún respeto por las personas y, mucho menos, por el poder soberano del pueblo

“La elite política, aunque capta el rechazo popular, no puede hacer otra cosa que intentar mantenerse en el poder, creyendo que sus cargos son eternos y, más aún, de derecho divino. No se conoce en la historia universal ningún caso en que los poderosos, aún sabiendo que van a ser expulsados a patadas, tengan el coraje el coraje de dar un paso al lado. La decisión de la comisión política del Partido Socialista no es más que una verificación que prueba esta ley histórica. Como en las tragedias griegas, Osvaldo Andrade y sus compañeros de la comisión política tenían que seguir su ineludible destino, nombrando a dedo al odiado Escalona por las Región de Los Lagos y a Urresti, por la de Los Ríos, y ofreciendo el premio de consuelo para [Rabindranath] Quinteros y [Juan Gabriel] Valdés.

“Suponer que los dirigentes, que han convertido el PS en una mafia, podrían haber decidido otro camino, es de una ingenuidad llevada al extremo. Camilo Escalona, desde hace muchos años y ayudado por la fracción Nueva Izquierda, se convirtió en el dueño absoluto del otrora partido de izquierda, hoy al servicio del neoliberalismo.

“Primero, conspiró para expulsar de la dirección al ex mirista Gonzalo Martner, instalándose en el poder con sus epígonos de la Nueva Izquierda y, desde esta posición, cedió una enorme cantidad de cupos a los demás partidos de la Concertación sólo para ser candidato a senador, y así y todo, perdió las elecciones. Posteriormente, quiso ser diputado por uno de los distritos más pobres de la VIII Región, sin ningún respeto por los militantes de ese distrito. Finalmente, se le despertó el apetito de ser senador, cupo que consiguió en la Región de Los Lagos.

“La biografía de Escalona es bastante conocida: su actuar político no es diferente al de Stalin, sólo que este personaje no estudió en el seminario. Aprendió durante su exilio, en la RDA, junto a su amiga Michelle Bachelet, los mejores métodos de STASI [Ministerio para la Seguridad del Estado germano oriental, Ministerium für Staatssicherheit] de cómo eliminar a los enemigos políticos o, simplemente, a quienes discrepan de sus posiciones: su récord es digno de encomio pues, por ejemplo, cuando fue secretario general del PS renunciaron al Partido líderes como Jorge Arrate, Alejandro Navarro, Carlos Ominami, Marco Enríquez-Ominami y los socialistas allendistas y una serie de valiosos y comprometidos militantes.

“Como buen autócrata desprecia a los militantes en los distritos en los cuales se ha impuesto como diputado o senador, pero le importan un comino las regiones, pues solamente las visita para la elección, dejando abandonados a sus representados durante el período en que les prometió hacerse cargo. Es tan centralista y tiránico como Diego Portales y posee la misma vulgaridad de este personaje histórico. En la primarias truchas de 2009 “logró que se incluyera una serie de garabatos en el diccionario de chilenismos”, expresados en contra de José Antonio Gómez, candidato a la presidencia junto con Eduardo Frei. Nadie se atreve a acercarse a Escalona, pues arriesga recibir toneladas de improperios.

“Las características de todo autócrata consisten en manipular a quienes le son serviles y, a su vez, despreciar a quienes tienen la mala suerte de compartir su vida política. Tiene pocos amigos y sospecha de todos. Camilo Escalona, en su omnipotencia, creyó que nadie le iba a disputar el cupo para la reelección como senador, pero cuando Quinteros anunció su candidatura [ante] sus cachorros y, desesperado, protagonizó una trágico-cómica pataleta victimizándose y, en una carta dirigida a la Comisión Política, sostenía que había sido vilipendiado y, poco, menos, que lacerado, ante la mirada atónita de los militantes –una especie de “San Sebastián” o de la mujer adúltera–.

“Los lamentos” de este “baluarte” de la política chilena, enternecieron a los miembros de la comisión política que, por mayoría, decidió reconducirlo como candidato a senador por la Región de Los Lagos. Por lo demás, Osvaldo Andrade y muchos de los miembros de la comisión política deben su cargo a Escalona –que, en su tiempo de gloria, repartía empleos por doquier–.

“Un buen analista de A. Hitler explica muy bien que el tirano, cuando descubrió que los alemanes no eran capaces de triunfar, se empeñó en la destrucción de su pueblo, para verlo aniquilado. Por cierto, Camilo Escalona no tiene nada que ver con Hitler, sin embargo, en la actitud autodestructiva de su propio Partido se le hermana, en algún aspecto, desde el punto de vista psicológico: al verse casi derrotado optó por acusar a sus camaradas de Partido de los peores fraudes electorales, incluso la exageración llegó a tal extremo y prepotencia, que alcanzó a exigir un carabinero en cada lugar de votación.

“En este lógica destructiva, a su paso arrastró a amiga, Michelle Bachelet, a un descenso en el apoyo popular que, seguramente, se marcará en las próximas encuestas –se la ve débil, amargada y siempre justificándose con el engaño de que no quería ir de candidata cuando en verdad se muere de ganas–. A ningún candidato del duopolio le sirve esconder a sus políticos y diferenciarse de ellos. Por ejemplo, Bachelet y Piñera intentaron gabinetes sin políticos partidistas, pero terminaron esclavos de ellos.

“Camilo Escalona va hundir, con seguridad, a su Partido en la Región de Los Lagos –no votarán por él– y, posiblemente, arrastrará a la derrota a su amiga del alma. Pero no exageremos: Escalona es el arquetipo de personajes de la casta, pero no es su único componente pues, con otros rasgos e ideología, encontraremos otros de estos prohombres en los partidos políticos y en el parlamento. El tema del Chile de hoy es cómo la calle expulsa la casta.” ###

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Information

This entry was posted on May 17, 2013 by in Chile, Socialismo and tagged , , , .

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

%d bloggers like this: